Búsqueda
Share share mail

Noticias y Blog

22 octubre 2018

Costa Rica apoya a familias de niños en vulnerabilidad social

Marianela Quesada (psicóloga) y Rebeca Corea (Terapeuta Ocupacional) son parte de la red de profesionales del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) en Costa Rica, entidad gubernamental que busca velar por la protección de la niñez y la adolescencia, a través de programas como los Centros de Intervención Temprana que están enfocados a la prevención en comunidades de vulnerabilidad social.

Ambas profesionales trabajan en uno de estos centros ubicados en la región sur del país donde, a través de talleres se refuerzan valores, deberes, habilidades sociales, motoras, cognitivas, entre otras.

Las familias y cuidadores cumplen un rol muy importante en el reforzamiento de esas habilidades por lo que estos centros también tienen un área de apoyo a la crianza donde entregan algunas estrategias y trabajan dudas en torno a esta materia. Es en este contexto que la institución quiso certificar a Marianela y Rebeca en las metodologías de Triple P para así poder contar con nuevas herramientas de apoyo a las familias “El enfoque y la metodología que tiene Triple P nos pareció que se iba a ajustar muy bien al centro y que iba de ser de gran provecho”, sostuvo Marianela.

Actualmente, han realizado Seminarios o charlas masivas (Nivel 2) con los padres y cuidadores de la comunidad, entregándoles ideas prácticas y sencillas para que se lleven a casa y puedan trabajarlas con sus hijos e hijas. “La  estructura de los seminarios y los puntos que se desarrollan han generado interés por parte de los asistentes y gran participación en el espacio de preguntas”, asegura Rebecca.

Una de las temáticas que más han debido abordar con las familias, dicen, son las relativas al trabajo en equipo que se debe realizar por parte de quienes están a cargo de los niños y adolescentes a la hora de criar y poner reglas. En este sentido, el modelo de autorregulación que ofrece Triple P ha sido de gran utilidad  “Anteriormente abordábamos estos problemas contestando inmediatamente las dudas de los padres, sin embargo hoy promovemos la autorregulación. Es más enriquecedor cuando el padre o madre logra resolver por sí mismo sus dudas y llegar a acuerdos”, dice Marianela.

Estos Centros de Intervención Temprana, atienden aproximadamente a 200 niños al año quienes asisten una vez por semana en horarios alternativos a los de la escuela. Asimismo, los adultos a cargo de las y los niños asisten a estos talleres una vez al mes.