Búsqueda
Share share mail

Noticias y Blog

09 julio 2020

Facilitadores intercambian experiencias sobre implementar Triple P de manera remota

Profesionales de distintos municipios que están implementando Triple P en Chile –a través de los servicios del Sistema Lazos y de Chile Crece Contigo– han estado participando en una serie de Sesiones de Intercambio de Experiencias, compartiendo ideas, aprendizajes y aclarando dudas e inquietudes, con el fin de ir encontrando, de manera colectiva, los mejores caminos para poder prestar apoyo a la crianza en el actual contexto de pandemia.

Iniciadas en junio –mes en que se efectuaron una vez por semana, por la plataforma digital Zoom–, estas instancias permiten la participación voluntaria de los facilitadores y facilitadoras, quienes pueden sumarse (previa inscripción) a una o a varias sesiones, según sus requerimientos y disponibilidad. A partir de julio, los encuentros se realizarán dos veces al mes y en cada ocasión, se abordará un tema diferente, determinado de acuerdo a las necesidades detectadas, siendo la conversación guiada por un Instructor y un Consultor de Implementación de Triple P.

Algunas de las experiencias compartidas se refieren, por ejemplo, a lo importante que puede ser para una madre, un padre o un cuidador el recibir un apoyo de este tipo en tiempos tan difíciles. “Ha sido una hermosa experiencia –señala Francisco Ibáñez, Coordinador de Triple P en Lautaro–. Las familias me han comentado que esto sí las ha ayudado, sobre todo en la situación que estamos viviendo, donde muchas pasan encerradas en viviendas de 36 metros cuadrados. Triple P ha servido no sólo para apoyar esas instancias, sino para ser un acompañamiento. Esa media hora de llamada telefónica no es solamente una sesión, sino también puede servir para que la familia se desahogue o te consulte por algún tema específico”.

Añade además que uno de los desafíos como facilitadores ha sido el convertirse en educadores digitales para las familias, “ya que tuvimos que comenzar a trabajar con plataformas que la mayoría no conocía, como Zoom, Meet o Hangouts”.

Muchas de las personas que necesitan apoyo no cuentan con una buena conexión a internet, algunas ni siquiera con un computador, por lo que en la mayoría de los casos, el primer acercamiento con las familias se ha dado por contacto telefónico o a través de mensajería instantánea. Así lo destaca Beatriz Espinoza, Coordinadora de Triple P en Parral: “Hemos podido tener un acercamiento personalizado con los cuidadores. Uno los llama por teléfono y les dice: ‘Hola, soy psicóloga, coordinadora del programa, me interesa conocerlo, saber cómo está’. Y eso ha sido muy importante para las familias, sentir que hay alguien que está preocupado y que es alguien especializado, ellos lo valoran mucho”.

Asimismo, se han tenido que flexibilizar los horarios y los tiempos de atención a las familias, ya que a muchos padres, madres y/o cuidadores les resulta difícil organizarse con los niños y niñas en la casa y la sobrecarga de tareas. “Las y los facilitadores se han ido apoyando a través de un grupo de WhatsApp para ver cómo les ha ido implementando, qué les ha funcionado y qué no, y se van felicitando”, comenta Elisabeth Araya, Coordinadora de Triple P en San Miguel.

“Lo que nos ha mantenido trabajando, principalmente, tiene que ver con creer que este apoyo realmente les sirve a las familias, porque lo hemos visto y por el gran aprendizaje que significa para nosotros también”, concluye Patricio Arancibia, profesional FIADI de Triple P en La Serena.

Desde Triple P, queremos agradecer a los facilitadores y facilitadoras que han podido participar en las Sesiones de Intercambio de Experiencias. Pero por sobre todo, agradecemos a todos los profesionales que han sorteado con esfuerzo y creatividad las dificultades y desafíos que les ha impuesto el prestar apoyo para la crianza a quienes tanto lo necesitan en las actuales circunstancias. ¡Gracias por su gran compromiso!