Búsqueda
Share share mail

Noticias y Blog

22 abril 2019

Sistema Lazos: Nuevos municipios comienzan implementación

Hace tan solo unas semanas finalizaron las certificaciones en Triple P para profesionales de los municipios de Quilicura, La Pintana, San Joaquín y Puente Alto, que son parte del piloto del Sistema Lazos, programa de intervención Integral compuesto por Triple P, Familias Unidas y Terapia Multisistémica (MST) que busca apoyar a las familias de niños, niñas y adolescentes, fortalecer sus habilidades parentales y prevenir conductas de riesgo en las y los jóvenes.

En total, son alrededor de 100 facilitadores que completaron su proceso de capacitación y acreditación en metodologías de Triple P para trabajar con padres, madres y cuidadores y ofrecer, de manera gratuita en sus comunas, seminarios masivos, talleres grupales o sesiones individuales breves, de acuerdo con las necesidades y preferencias de cada familia.

Para la encargada de coordinar este piloto en la comuna de Puente Alto, Soledad Silva, las capacitaciones fueron instancias muy útiles, donde “los profesionales locales tuvieron la posibilidad de conocer metodologías flexibles que se pueden incorporar fácilmente a sus rutinas de trabajo y a los procesos de intervención que mantienen con padres, madres o cuidadores”. 

Por su parte, Blanca Muñoz y Danitza Riveros ambas coordinadoras locales de La Pintana y Quilicura respectivamente, aseguran que reunir en las capacitaciones a profesionales de diversas especialidades y que trabajan en distintas dependencias como escuelas, CESFAM, OPD y Centros de la Mujer, ha sido muy productivo para la generación de redes y para el intercambiar miradas y experiencias.

Blanca agrega que es fundamental el hecho de que el piloto haya contemplado la capacitación de profesionales en diversas instancias comunales, no solo en una dirección o departamento en específico, ya que “eso permite generar una red de trabajo muy rica con una variedad de profesionales y experiencia laboral que permite potenciar aún más el programa”, asegura.

Apoyo a la crianza

Este piloto tiene como objetivo apoyar a las familias en sus dudas cotidianas de crianza permitiendo prevenir conductas de riesgo o transgresoras. A través de estrategias prácticas padres y cuidadores pueden aprender a potenciar el buen comportamiento en sus hijos e hijas, mejorar sus relaciones, enseñarles nuevas habilidades y enfrentar de mejor forma posibles problemáticas, “Triple P, es uno de los pocos programas a nivel comunal, cuyo objetivo apunta a la promoción y prevención, contribuyendo a tener familias más felices y con más confianza en sus capacidades”, sostiene Danitza.

Uno de los niveles que compone el sistema de metodologías de Triple P es la campaña comunicacional. Esta tiene entre sus objetivos el  entregar información a los padres y cuidadores de cómo acceder a las distintas instancias disponibles en la comuna y, por otra, desestigmatizar el hecho de pedir ayuda en temas de crianza.

Para Victoria Zúñiga, coordinadora local de San Joaquín, este es un hecho fundamental pues “las familias en general no logran naturalizar la necesidad de buscar apoyo para enfrentar el proceso de crianza, muy por el contrario, se aíslan socialmente y no buscan salidas a sus problemas”.

Triple P ayuda a derribar esas resistencias y muestra a los padres que no son los únicos pasando por situaciones complejas, que no tienen por qué tener todas las respuestas y que es muy natural que quieran preguntar y recibir ayuda. A través de las sesiones grupales o charlas masivas, éstos pueden compartir experiencias con otras familias con sus mismas inquietudes, lo que generalmente los lleva a abrirse y a trabajar distintas estrategias según sus propios intereses.

La implementación

Los equipos encargados de la implementación de Triple P en las distintas comunas están muy entusiasmados y con altas expectativas, así lo asegura Soledad: “en Puente Alto apuntamos a alcanzar una amplia cobertura, para generar una intervención que contemple un alto grado de impacto, donde cada cuidador adquiera herramientas básicas que le entreguen aptitudes para resolver sus futuros problemas de manera independiente”. Estos equipos son apoyados por un Consultor de Implementación de Triple P, que les guía en el diseño y puesta en marcha de planes locales de implementación, que incluye las estrategias para poder llegar a las familias que se pretende llegar.

Por su parte, Victoria destaca el hecho de que este modelo esté basado en la evidencia donde se entregan estrategias, orientación y se hace un seguimiento a las familias “a través de intervenciones breves, pero intensas a la vez, se puede transformar y mejorar la calidad de vida de todo un grupo familiar, fomentando la parentalidad positiva”.

Los equipos encargados de la implementación en las comunas llevan semanas trabajando y aprendiendo de estas metodologías, trazando objetivos y buscando las mejores vías para impartir el programa de manera efectiva desde cada uno de sus servicios. Desde Triple P les deseamos mucho éxito en la ejecución del programa y en el trabajo con las familias.