Búsqueda
Share share mail

Noticias y Blog

18 diciembre 2018

Un reconocimiento a Peñalolén

Esta semana participamos de la ceremonia de reconocimiento a los participantes de Triple P- Programa de Parentalidad Positiva, en la Municipalidad de Peñalolén. Además de poder observar cómo premiaban a padres y madres que habían completado los talleres, a jardines infantiles y escuelas que habían abierto las puertas a que esto suceda en sus establecimientos y a los facilitadores que aplican estas metodologías con las familias, pudimos observar, con emoción, algunos elementos de lo que ahí está sucediendo que hoy queremos destacar.

Los procesos de innovación trasformación implican tiempo, pero sobre todo confianza y no perder de vista el sueño que los impulsó. El equipo de Peñalolén, escuchando a sus vecinos y a lo que muestra la evidencia, decide ofrecer apoyo para la crianza de manera universal (disponible para todos los vecinos) y gratuita. Deciden realizarlo capacitando a profesionales de diversos servicios en distintas metodologías o programas de Triple P para poder ofrecer alternativas de apoyo a las familias. Luego de esa decisión, viene la puesta en marcha, la implementación, el hacer que eso suceda. Que esto suceda requiere estar dispuestos a cambiar algunas prácticas, a articular a distintos actores, que no siempre trabajan juntos y, algo fundamental, a jugárselas para que esto pueda ser financiado año a año, con recursos propios, entendiendo la difícil priorización con la que se enfrenta cualquier municipio.

La crianza tiene impacto en distintas dimensiones de la vida de los niños y de los adultos a su cargo, pero para que estas vidas puedan experimentar un cambio positivo significativo, el apoyo a la crianza que se ofrezca no puede ser de un piloto de un año para trabajar con un grupo reducido de padres de un territorio. Requiere alcanzar a muchas familias y sostener las iniciativas en el tiempo. A su vez, alcanzar a muchas familias significa que el apoyo no se puede prestar sólo desde una OPD,  desde Salud, desde las escuelas,  desde los jardines o en los barrios con los programas comunitarios, sino desde todos estos dispositivos.

Eso, nunca es fácil. El diseño de cada uno de esos servicios no necesariamente ayuda a colaborar. Pero hemos podido acompañar este proceso y ser testigos de cómo Peñalolén se ha esforzado por cuatro años en avanzar en esa línea, sorteando infinitos desafíos, sin darse por vencidos, bajo el liderazgo de una alcaldesa convencida de que no tenemos por qué saber cómo criar y jugándoselas por ofrecer apoyo para la crianza a todas las familias de su municipio.

Gracia alcaldesa, gracias a todos los integrantes de los equipos que hacen esto posible, gracias a las familias por confiar y acercarse a hablar sobre los desafíos de la crianza, gracias a todos los que hacen posible el ir construyendo comunidad en torno a la crianza.

Equipo Triple P Latinoamérica