Búsqueda
Share share mail

La acreditación

¿Por qué necesitamos la acreditación?

El proceso de acreditación basado en las competencias es un componente fundamental de todos los cursos de certificación en Triple P. Se debe completar la acreditación, no sólo para reconocer oficialmente el profesionalismo de un facilitador en la aplicación del programa, pero también para asegurar que se aplique Triple P de manera competente y exitosa dentro de la comunidad.

 

Las investigaciones muestran que es más probable que los facilitadores que completen el proceso de certificación (p.ej. completar de manera exitosa el componente de la acreditación) apliquen el programa con las familias y lo utilicen más que los facilitadores que no completan el proceso (1). El completar la acreditación también tiene implicancias en la fidelidad del programa. Es fundamental que los facilitadores apliquen el programa con un nivel aceptable de aptitudes. 

 

Mientras más facilitadores completen el proceso de acreditación y luego lo apliquen, mayor es el acceso al programa – en otras palabras, mayor el número de familias expuestas a la intervención. Al aumentar el porcentaje de facilitadores acreditados también aumenta el costo- efectividad de su inversión en Triple P.

¿Qué sucede durante la acreditación?

En general, se programan los días de la acreditación unas seis u ocho semanas después de finalizada la capacitación. Durante los talleres de acreditación, los facilitadores tienen la oportunidad de demostrar sus habilidades en las áreas de competencia cuyo objetivo es la acreditación, y durante su desempeño reciben entrenamiento y retroalimentación. Para maximizar las oportunidades de una atención personalizada, estos talleres de acreditación se restringen a grupos pequeños de cinco a diez facilitadores por sesión y se programan en sesiones de medio día o un día completo (depende del nivel de la capacitación).

 

En la mayoría de los casos, los facilitadores demuestran con éxito sus competencias al final del taller de acreditación. Sin embargo, si un facilitador no logra el nivel mínimo de las competencias para la acreditación al final del taller, él o ella podrá recibir apoyo y entrenamiento adicional de parte de sus colegas y su equipo, en su propio lugar de trabajo o con su grupo de capacitación. Si se puede, estos facilitadores pueden asistir a otra sesión de acreditación. Si esta opción no es viable, estos facilitadores pueden enviar un registro en DVD de sus competencias, o completar su acreditación a través de una video conferencia vía Skype con un capacitador de Triple P. 

 

Los facilitadores también tienen que completar un examen de opción múltiple de 30 preguntas entre la capacitación y la acreditación. Los exámenes son calificados el día de la acreditación. Los facilitadores deben obtener una calificación mínima de un 80% para pasar el examen. Si no se logra el 80%, se pueden reenviar a Triple P las preguntas corregidas del examen para una evaluación adicional. 

 

Para saber cómo se preparan los facilitadores para la acreditación de Triple P vaya a apoyo de la Implementación

 

(1) Seng, A.C, Prinz, R.J., and Sanders, M.R. (2006). The role of training variables in effective dissemination of evidence-based parenting interventions. International Journal of Mental Health Promotion, 8 (4), 19-27.