Búsqueda
Share share mail

Para todos los padres y madres

Con un sistema, Triple P abastece a toda LA población de niños y niñas de 0 a 16 años de edad. Los principales programas de Triple P cubren dos rangos de edad – para los padres y madres de niños y niñas hasta 12 años y para los de adolescentes de 12-16 años de edad. En estos programas hay elementos específicos que apuntan a los períodos de desarrollo de la infancia temprana, el período preescolar, la escuela y la adolescencia.

Triple P también tiene programas especializados dirigidos a los padres y madres de niños y niñas con una discapacidad, con problemas de salud o sobrepeso, a los que están pasando por un divorcio o una separación y a familias de pueblos originarios. La investigación internacional constante sigue llevando a nuevos desarrollos de Triple P que, si se comprueba que funcionan, podrían integrar la serie de programas.


Triple P también es relevante para muchas culturas distintas.

Para todas las culturas

Triple P se puede usar con confianza con la mayoría de los padres y madres, sin importar la cultura, la religión o el idioma. Las investigaciones en Japón, Alemania, Suiza, Australia, Panamá y Nueva Zelanda han demostrado su aceptación cultural y su eficacia, mientras que facilitadores y organismos de todo el mundo han informado sobre el éxito en la implementación de Triple P con padres y madres de distintos credos, incluyendo el Islam, cristianos, hindúes y judíos. 

 

La razón de que el sistema Triple P sea tan aceptado culturalmente, es debido a su enfoque clínico de base y a los elementos prácticos del programa.
 
Clínicamente, Triple P no le dice a los padres y madres cómo ser padres o madres. Les permite elegir sus propios objetivos o metas, según sus propias creencias y valores, y luego seleccionar y adaptar las estrategias parentales para ayudarlos a alcanzar estas metas.  

 

En cuanto a la investigación, los programas y el material de Triple P se actualizan en base a la información sobre las necesidades y sensibilidades culturales – por ejemplo, mediante grupos focales con ancianos o líderes de grupos étnicos, y consultas con los padres, madres y facilitadores.

 

En un sentido práctico, el material escrito y audiovisual de Triple P ha sido traducido de varias maneras, doblado o subtitulado en 21 idiomas, con DVDs y cuadernillos de trabajo actualizados para incluir imágenes de distintas etnias. 

 

Actualmente, se utiliza Triple P en 25 países – de todo el mundo, desde EEUU, Reino Unido, Canadá y Australia hasta Irán, Singapur, Curacao, Rumania, Chile, México, Holanda y Alemania.