Búsqueda
Share share mail

Se puede adaptar a su equipo de trabajo existente

Los facilitadores que se pueden certificar para implementar Triple P vienen de una amplia gama de profesiones y disciplinas, en las que se incluye a los trabajadores de servicios familiares, los médicos, las enfermeras, los psicólogos, los orientadores, los profesores, los asistentes de profesores, los policías, los trabajadores sociales, los funcionarios a cargo del cuidado de niños y el clero.

Esto quiere decir que las organizaciones o los gobiernos pueden perfectamente capacitar a un equipo de trabajo ya existente para implementar Triple P y, de esta manera, ofrecer a los padres y madres un fácil acceso a una gran variedad de facilitadores en su comunidad. Ellos también pueden elegir financiar a facilitadores que no pertenecen a su organización, lo que le permite a la comunidad un acceso más amplio al apoyo parental. 

 

Alternativamente, las organizaciones pueden elegir crear “unidades de apoyo parental” especiales, contratando un equipo nuevo para implementar Triple P.